Cómo criar un nadador: consejos para los padres

Actualizado: 15 ene 2021

La natación es un deporte que no solo es beneficioso desde el punto de vista del desarrollo físico, sino que también es capaz de brindar la alegría. Los entrenamientos en la piscina desarrollan fuerza, resistencia, alivian el estrés psicológico y levantan el ánimo.


Esto es especialmente actual para la generación más joven. Aquí intentemos dar algunos consejos útiles para los padres de un futuro nadador.


El papel de los padres en enseñar a nadar al niño


La primera persona a la que un niño escucha y cree es su mamá y su papá. Por lo tanto, la introducción al agua en una etapa temprana de desarrollo (hasta los tres años) recae íntegramente en los adultos más cercanos a él.


Si a los padres les encanta nadar y están dispuestos a transmitir algo de su interés a sus hijos, estas son las primeras señales de que todo en la piscina estará bien.


La compra conjunta de los bañadores, las gafas de natación y chanclas, así como otros accesorios necesarios para visitar la piscina, también forma parte de la labor educativa. Así es como se forma una actitud seria hacia tu deporte favorito.


¿Cómo preparar su hijo para la natación?


Incluso antes de la primera actividad en la piscina, hay que animar al niño cuando tenga algún contacto con el agua. Incluso los juegos simples en la bañera contribuyen en esto. En este momento, bajo la estrecha supervisión de los padres, se consolidan las habilidades de contener la respiración cuando se sumergen en agua con la cabeza.


Se considera que el siguiente paso en la asistencia de los padres es acostumbrarlo a la ducha regular, que acompañará todas las próximas actividades de su hijo en la piscina.


Hay muchos métodos de enseñanza diferentes, pero el entrenador debe desempeñar el papel principal en esto. Debido a que las clases no serán de carácter individual, el enfoque personal y motivacional depende solo de los padres.


¿A qué edad empezar las actividades?


Se puede enseñarle a nadar a un niño incluso en la infancia. Hasta los cinco años, las actividades acuáticas no deben ser demasiado graves. Los entrenamientos se realizan de forma lúdica y en un ambiente confortable para que a bebé le encanta el agua y no sienta el miedo.


Pero como deporte profesional, se recomienda la natación a partir de los 5-7 años. A esta edad, ya tienen la coordinación de movimientos. El niño puede concentrarse y escuchar al entrenador para comprender lo que se requiere de él. Lo principal en este período es sentar las bases, que incluyen los movimientos correctos de remo y sacudidas, sincronizados con la respiración y la posición del cuerpo en el agua.


Consejos para padres de los nadadores principiantes


El padre y la madre deben tener un buen contacto con el entrenador del niño. La relación de confianza de los adultos que lo rodean añadirá motivación y confianza al joven deportista.


Puede aprender sobre qué es la victoria, el resultado deportivo y qué tan difícil se gana a partir de la visualización conjunta de competiciones, documentales y películas deportivas.


La pasión por los deportes y sus formas acuáticas debe ser mutuo, en toda la familia. Esto contribuirá en gran medida al hecho de que todas las actividades de su hijo en la piscina traerán los resultados tangibles. Y sus posibilidades de convertirse en campeón aumentarán, lo que se deberá en gran parte a sus padres.

87 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo